Par Biomagnético

“Este modelo médico (descubierto y desarrollado por el médico mexicano Isaac Goiz Durán) es uno de los mas importante en la historia de la medicina y condicionará su evolución futura de manera, que habrá un antes y un después de este vital descubrimiento.”

El Par Biomagnético (PB)

El PB, descubierto y desarrollado por el médico mexicano Isaac Goiz Durán, es uno de los descubrimientos mas importante en la historia de la medicina y condicionará su evolución futura, de manera que habrá un antes y un después de este vital descubrimiento. El PB nos permite diagnosticar mediante una técnica de kinesiología una bacteria, virus, hongo, parásito o una disfunción, que está dañando una zona especifica en nuestro cuerpo.

¿Qué es el Par Biomagnético?

El Dr Goiz define el Par biomagnético como dos campos magnéticos que identifican una patología, que está constituida por dos focos, ácido-alcalino, que se forman por la alteración fundamental del pH de los órganos que la soportan. El PB detecta estos desequilibrios en nuestro pH y elimina la actividad patógena de bacterias, virus, hongos, parásitos o una disfunción, de manera que el cuerpo pueda recuperar paulatinamente su equilibrio natural de forma segura y limpia. Es decir, detecta focos con pH alterados que provoca el malestar, se impacta sobre ellos hasta despolarizar el cuerpo, equilibrando el pH al nivel eléctrico normal, “NEN”, que es donde está la salud.

El Par biomagnético es una terapia integrativa, no invasiva, que consiste en el posicionamiento de imanes en puntos específicos del organismo para ayudar en el restablecimiento y mantenimiento del equilibrio energético del cuerpo. Este sistema consiste en un conjunto de procedimientos, técnicas y metodologías de rastreo para buscar alteraciones bioenergéticas en el organismo, las cuales deben ser equilibradas mediante la aplicación de imanes. El PB ayuda en la prevención de síntomas, complementa otros tratamientos, facilita la rehabilitación de la enfermedad y favorece la mejoría clínica, así como la pronta recuperación de la salud y bienestar físico, mental y emocional.

¿Qué es un Par Biomagnético?

Un Par Biomagnético es el conjunto de cargas bioeléctricas disfuncionales que se encuentran en bioresonancia y se relacionan con diferentes tipos de patologías, patógenos y disfunciones. Se forman a expensas de la alteración bioeléctrica y del pH de los tejidos y órganos que las soportan en el cuerpo, y es posible neutralizar dichas cargas mediante la aplicación directa de campos magnéticos. Este último proceso recibe el nombre de despolarización. El PB  rastrea puntos específicos en el cuerpo mediante un test kinesiológico, con el objetivo de encontrar y despolarizar el cuerpo. Ello elimina: bacterias, virus, hongos, parásitos o disfunciones en órganos y estructuras.

Al colocar un imán norte (-) en una zona patológica (pH alterado, polarizado) por bacteria, virus, hongo, parásito o por una disfunción, automaticamente se encoge una de las piernas (abierto, normalmente responde la derecha). Si al estar acostada juntamos los zapatos, vemos en la suela que una pierna es mas corta. Si al impactar un segundo imán sur (+) en un punto asociado, vuelven a nivelarse las piernas, indicando que es un Par Biomagnético. Hemos encontrado un Par. Pasado un tiempo, cuando ambos polos magnéticos se encuentran dentro del cuerpo, se anulan mutuamente reestableciendo el pH en el nivel eléctrico neutro, llamado “NEN”, que es donde está la salud. Si al retirar el segundo imán sur (el par) las piernas se mantienen niveladas (cerrado), significa que el Par Biomagnético detectado ha sido neutralizado (despolarizado) y el patógeno, sea cual fuere, sin su terreno bioeléctrico perfecto, es automaticamente eliminado del sistema.

¿Por qué funciona la técnica del PB?

Los campos magnéticos estabilizan las corrientes de alta frecuencia del cuerpo (polarización), básicamente son un movimiento de electrones desordenado y caótico producido por estrés, toxinas, disfunciones e infecciones en el organismo. Los imanes tienen una influencia positiva en la electricidad del cuerpo, una vez que el equilibrio bioeléctrico del organismo es restablecido (despolarización) las reacciones bioquímicas, niveles de pH y funciones normales de nuestro sistema biológico comenzarán a normalizarse por sí mismas (normalización) favoreciendo un estado de salud y bienestar físico-emocional. El PB ayuda al organismo a sanarse a sí mismo.

Este reconocimiento se efectúa con imanes permanentes, es decir, no electrificados o conectados a una máquina. Una vez localizados y confirmados dichos polos –que corresponden a órganos y tejido que sufren la distorsión– se impacta en esos puntos durante 30 minutos hasta despolarizar el organismo. Recuperados el equilibrio eléctrico del pH y la carga biomagnética celular; se corrige la alteración iónica de la células y desaparece la patología, ya que se retorna al punto de equilibrio biomagnético NEN; gracias a la energía de los imanes; la polaridad norte (–), al impactar sobre una carga patológica similar, se anula al encontrarse con su par biomagnético de carga sur (+).

“Para activar los mecanismos de reparación y restablecer la coherencia celular, indicativa de una salud óptima, a diferencia de una pastilla donde la química induce una reacción eléctrica, nuestro enfoque causa reacciones químicas a través de la inducción eléctrica.”

¿Cuáles son los beneficios del PB?

Una ventaja es que no se centra en la sintomatología; en los efectos ni las consecuencias que provoca. En ocasiones mal diagnosticados y con tratamientos sin el éxito deseado. Sino que se fija en la etiología, es decir, en las causas que lo generan y lo soportan. Limpia la sangre de patógenos, por lo que la mejora resulta muy rápida y eficaz. Es compatible con cualquier otra terapia: alopatía, homeopatía, naturopatía. El PB no es magnetoterapia, porque usa pares de imanes para equilibrar el pH, prevenir, diagnosticar y curar todo tipo de patologías, la segunda comercializa aparatos para lograr solo fines paliativos. No tiene efectos secundarios adversos; nunca puede hacerte daño.

Es un sistema integrativo y puede ser implementado antes de la enfermedad: para ayudar en la prevención de síntomas. Durante la enfermedad: para complementar otros tratamientos. Después la enfermedad: para facilitar la rehabilitación del cliente. El PB trata patologías de tipo osteo-articular, nervioso, autoinmunes, cardiovascular, digestivas, genitales e incluso venéreas. En ningún momento aconsejamos la suspensión de ningún tratamiento establecido por otro profesional médico. Sí que podremos aconsejar sobre un cambio de hábitos alimenticios saludable, pero serás tú quien decida seguir o no nuestros consejos.

¿Que pasa con la parte psicoemocional?

Para comprender esta cuestión debemos profundizar al nivel emocional, ser conscientes de lo que pasa en lo psicológico. Este modelo convencional que tenemos del Universo está basado en la visión mecanicista de Newton, y no es el adecuado para ver y entender los fenómenos de la naturaleza y los organismos vivos. Nuestro organismo es mucho más profundo que esta visión quiere hacernos ver, por que es biofísico y tiene que ver con la electrofisiología: el equilibrio bioeléctrico y el pH, con las emociones y la percepción de la psique. Esto abre la puerta para comprender muchas de las aplicaciones terapéuticas que vemos en la medicina tradicional.

El Par Biomagnéticotambien detecta las emociones dentro del cuerpo y del subconsciente y los libera aplicando los imanes. Cuando los imanes son colocados en el lado correcto dentro del correspondiente par, extraen literalmente las emociones almacenadas en esas áreas, y podemos sentir sensaciones de ligereza o vacío. Usando técnicas de kinesiología podemos detectar que pares psicoemocionales se encuentran desajustados para luego impactar en las partes del cuerpo conectadas y así desbloquear las emociones que se encuentran atrapadas. No tiene efectos secundarios más bien una sensación de relajación que nos hace sentir paz y bienestar.

“Poco a poco cada vez más oncólogos y universidades de medicina, estudian estos campos y los aplican. Aunque siempre existan voces contrarias, ya sea por intereses propios o por escepticismo, cada vez existen más pruebas y resultados que demuestran la utilidad de estas terapias tradicionales o naturales.”

¿Cómo se aplica?

El cliente permanece cómodamente tumbado, vestido y calzado, sin llevar aparatos eléctricos o electrónicos, como teléfonos móviles, etc.

Se rastrean con imanes y se identifican todos los pares alterados en el cliente, no solamente aquellos que la persona refiera con síntomas.

Este reconocimiento se efectúa con imanes pasivos, no electrificados ni conectados a máquinas electrónicas, que se aplican en diversas zonas del cuerpo, como si se tratara de un rastreo o escaneo biomagnético.

Estos imanes naturales, de mediana intensidad, no son tóxicos y mucho menos al aplicarse de forma dual. Los pares biomagnéticos regulares identifican a microorganismos patógenos, llámense virus, bacterias, hongos o parásitos.

Una vez reconocidas y confirmadas dichas zonas, en su potencial energético, que corresponden a órganos y tejidos que sufren el problema, se aplica al cliente un conjunto de imanes en esos puntos durante 30 minutos, generalmente de forma simultánea, mientras la persona permanece relajada y tranquila.

Pasados 30 minutos aproximadamente, se revisan nuevamente todos los puntos de rastreo, y se vuelven a impactar, llegado el caso, con los imanes o campos magnéticos necesarios.

Para casos  puntuales pueden necesitarse entre 1 y 3 sesiones, y para casos crónicos algunas más, depende de la persona, pero los resultados pueden notarse en la 1ra sesión.

El Par Biomagnético sometido a prueba en la clínica del Dr. Raymond Hilu, Marbella 2009. Se revisaron 200 pacientes con resultados positivos.

“Toda enfermedad se manifiesta en dos puntos biomagnéticos relacionados –lo que denomina Par biomagnético- en uno de los puntos existe siempre acidificación y en el otro alcalinización, así, en el ácido se acumulan los virus y los hongos y en el otro las bacterias y parásitos.” Isaac Goiz

Patologías tratadas con éxito en muchos de los casos

  • SISTEMA INMUNOLÓGICO: Lupus, Dermatocitos, Artritis Reumatoide, Sida-VIH, Alergias.
  • FENÓMENOS TUMORALES: Quistes, Abscesos, Cáncer (Dependiendo de lo avanzado de la enfermedad, de los daños irreversibles que haya provocado y de lo deteriorado que esté el sistema inmunológico).
  • NERVIOS y CEREBRO: Migrañas, Cefaleas, Vértigos, Esclerosis Múltiple, Ciática, Herpes Zóster, Neuralgia, Epilepsia, Convulsiones, Encefalitis, Meningitis, Guillain Barré, Parkinson, Alzheimer.
  • DERMATOLÓGICAS: Psoriasis, Dermatitis Atópica, Neurodermatitis, Dermatitis por contacto, Vitiligo, Acné, Herpes labial.
  • OSTEOMIOARTICULARES: Osteoporosis, Dolores óseos y musculares, Dolores de espalda y lumbares, Fibromialgia, Artritis y Artrosis, Gota, Bursitis, Esguince, Necrosis de Cabeza de Fémur.
  • DISFUNCIONES: Diabetes, Tiroides, Paratiroides, Ovarios, Testículos, Suprarrenales, etc.
  • RESPIRATORIAS: Resfriado, Gripe, Asma, Bronquitis, Neumonía, Enfisema, Laringitis, Faringoamigdalitis, Sinusitis, Pericarditis, Rinitis.
  • BOCA y OÍDO: Aftas, Gingivitis, Piorrea, Halitosis, Otitis-Laberintitis, Tinnitus.
  • OJO: Cataratas (prevención), Glaucoma, Conjuntivitis, Degeneración Macular, Uveitis.
  • CARDIOVASCULARES: Hipertensión Arterial, Hipotensión Arterial, Aterosclerosis, Cardiomegalia, Varices (prevención, no corrección).
  • HEMATOLÓGICAS: Anemia, Púrpura, Leucemia.
  • HEPÁTICAS: Hepatitis A, B o C, Cirrosis, Amibiasis hepática, Ácido Úrico.
  • GASTROINTESTINALES: Infecciones, Gastritis, Acidez, Reflujo, Colitis, Colon Irritable, Megacolon, Estreñimiento, Diarrea, Hemorroides, Divertículos, etc.
  • RENALES: Cálculos o Litiasis, Infecciones, Insuficiencia.
  • GENITOURINARIAS: Infecciones, Uretra, Próstata, Cistitis.
  • GINECOLÓGICAS: Dismenorrea, Amenorrea, Infertilidad, Miomatosis, Quistes, Patología mamaria.
  • VENÉRAS: Sífilis, Gonorrea, Herpes, Papiloma Humano, Candidiasis, Clamidia.
  • INFANCIA: Paperas-Parotiditis, Rubéola, Sarampión, Varicela, Viruela.
  • EMOCIONALES: Agresividad, Irritabilidad, Esquizofrenia, Ansiedad, Insomnio, Depresión endógena, Miedo.

Reportaje dsalud.com Par biomagnético sometido a estudio en la clínica

“La medicina alopática tiene una dependencia nefasta de los gadgets de alta tecnología y de alto poder, las drogas químicas de giro a la izquierda. Ve al paciente como una máquina de carne y hueso compuesto por “partes”. Incapaces de reconocer las fuerzas de la energía al nivel de lo invisible, donde la vitalidad se pierde mucho antes de que la enfermedad sea visto en el reino visible.” John Thom

Otros beneficios que promueve esta técnica:

  • Promueve un adecuado estado de energía en el organismo.
  • Favorece la adecuada activación de la respuesta inmunológica.
  • Reduce los efectos nocivos del estrés.
  • Acelera el proceso de desintoxicación.
  • Correcta activación metabólica.
  • Mejora la circulación sanguínea y la tonicidad vascular.
  • Adecuado funcionamiento de órganos, de glándulas y de sistemas.
  • Promueve y maximiza la auto-reparación de tejidos.
  • Reduce los tiempos de hospitalización, convalecencia y rehabilitación.
  • Reduce la sintomatología clínica, los efectos adversos de medicamentos, los riesgos quirúrgicos, y los tiempos de convalecencia y rehabilitación.
  • Eliminación de patógenos, bacterias, virus, hongos, parásitos y disfunciones.
  • Biomagnetiza el cuerpo, reestablece la carga iónica celular y limpia la sangre.

Fundamentos del biomagnetismo médico

  1. pH
  2. Entropía
  3. Resonancia bioenergética
  4. Simbiosis
  5. Ley de cargas

El pH. El es logaritmo negativo de la concentración de iones de hidrógeno, que en condiciones normales se encuentra en un valor intracelular de 7.0 -+ 0.03 encontrándose un valor de 7.4 en plasma sanguíneo y con variaciones ligeras en los demás líquidos corporales. Básicamente el pH del organismo humano es neutro. Esto permite una cinética enzimática adecuada y estable para las millones de reacciones químicas posibles. Los principales órganos que se encargan de regular los ácidos y las bases producidos por el metabolismo son el pulmón y los riñones.

Los pulmones a través de la eliminación de CO2, como ácido volátil y en condiciones patológicas los cuerpos cetónicos. El pulmón se encarga de regular el pH a corto plazo a través de la variación del movimiento respiratorio. Los riñones se encargan de eliminar los ácidos no volátiles y regulan el pH de manera más eficiente. Esto se logra por el intercambio de iones de hidrógeno y bicarbonato. El pH puede variar en algunas zonas corporales dependiendo del metabolismo de estas zonas y del intercambio energético que realicen con el exterior. Las bacterias necesitan un pH alcalino para colonizar un tejido. Y el mismo cuerpo realiza mecanismos enzimáticos utilizando también la variación del pH para eliminarlas.

Entropía. Se trata del grado de desorden de un sistema, es también definido como la magnitud del caos de un sistema energético. Las reacciones químicas y físicas tienen la propiedad de producirse solo en el sentido en el que se aumente o se conserve la entropía. La entropía crece con el volumen y la temperatura. La mayoría de los sistemas físicos y biológicos tienden a la perdida de energía y la desestabilización de su materia. El cuerpo genera mecanismos para mantenerse estable a través de campos de información electromagnéticos y de manera holográfica.

Resonancia electromagnética. Es la relación energética y vibracional entre dos puntos en la misma intensidad y en la misma frecuencia.

Simbiosis. Es la asociación biológica de microorganismos de diferentes especies en los que uno obtiene beneficios del otro. Existen varios tipos de simbiosis, en las cuales se crea una resonancia energética, ej., un virus realiza simbiosis con algunas bacterias. Hay otro tipo de asociaciones en las cuales se establece una relación metabólica o nutricional.

Ley de cargas. Se refiere a las leyes físicas de las cargas electromagnéticas. Es decir de su atracción y de su repulsión. Cargas eléctricas negativas se repelen con las de su misma polaridad y se atraen con un polo diferente, lo mismo para las cargas eléctricas positivas. El polo magnético. El átomo de hidrógeno se encarga de asociar átomos y de mantener dicha asociación estable en equilibrio de cargas tanto positivas como negativas. Actúa en dos sentidos, cuando actúa como elemento electronegativo y, cuando actúa como elemento electropositivo. Definiendo con ello sus propiedades.

Este equilibrio cinético de las cargas permite entender el concepto de neutralidad energética, en donde las cargas tanto positivas como negativas persisten en un nivel energético final de igual magnitud, aunque de diferentes polaridad, que no interfiere con la homeostasis, mientras que el cuerpo está en resonancia bioenergética. El Dr. Broeringhemeyer logro la medición de los polos biomagnéticos generado por la concentración anormal de los hidrogeniones de forma externa cualitativa e indirecta por medio de la resonancia energética de campos magnéticos de mediana intensidad. Esto permite saber la presencia de polos magnéticos in situ, así como su propiedad específica.

La despolarización se consigue aplicando un campo magnético de polaridad contraria al campo bioenergético producido por el organismo, para atraer los iones de hidrógeno o los radicales libres de polaridad contraria hacia el exterior del organismo. La polarización bioenergética de un órgano trae como consecuencia procesos degenerativos finales.

Reportaje dsalud.com El par biomagnético: fundamentos I, El par biomagnético: fundamentos II

Rastreo del Par Biomagnético con la técnica kinesiológica (bioenergética)

“El naturópata es perfectamente capaz de satisfacer las demandas terapéuticas de nuestra época, aún mejor que cualquier otro sistema o escuela de medicina.” Charles Frederick, fundador clínica Menninger